lunes, 17 de junio de 2013

Sobre el mango






 Una Señora no menos respetable por su estado que por su racionalidad y virtud ha sembrado una de las semillas del Mango que ha traido a esta Ciudad D. Felipe Allvvood, y a beneficio de su eficacia y cuidado ha conseguido ya que nasca. En nombre de quantos conocen lo que vale un arbol frutal nos atrevemos a persuadirla, y que prosiga con el mismo esmero y constancia cuidando de la tierna planta. Si se logra multiplicar este arbol tendrá la isla una de las mejores frutas que hay en el cielo.

 Papel Periódico de la Havana; No 4, 14 de noviembre de 1790.