lunes, 24 de junio de 2013

Estudio en llamas



 La tranquilidad de esta población fue turbada un día de esta semana a consecuencia del incendio que anunciaron las campanas y toques de corneta del benemérito cuerpo de bomberos: un gentío inmenso se reunió en la calle de O `Reilly, pues ardía la casa donde tenía su bien acreditado establecimiento fotográfico el laborioso joven D. Narciso Mestre.

 Como se advierte siempre, nuestro Excmo. e Ilmo. señor don José Gutiérrez de la Vega, según lo publican todos los periódicos, fue el primero que se presentó en el sitio de la desgracia, y provisto de todos los medios y recursos que estaban a su disposición, se operó de manera que, sin perjudicar a los vecinos, un incendio que infundía serios temores de reducir a cenizas a toda la rica manzana comprendida entre las calles de Cuba y de la Habana, fue admirablemente sofocado en menos de dos horas, aunque con pérdida absoluta de los intereses del desdichado Mestre, digno de mejor suerte.


 La España, 18 de marzo de 1868, p. 1.