miércoles, 27 de octubre de 2021

A Rubén Darío


 Nicolás Guillén 


 Señor Rubén Darío: ¿qué arcaicas mariposas

tejieron sus ensueños de luz en su pensil?

¿Qué céfiro le dijo rondeles a tus rosas?

¿Qué fuente fue tu fuente de plata y de marfil?


 Tu bosque tuvo un coro de ninfas prestigiosas

que puso en tus sonatas su cántico gentil

y en tu rosal, cuajado de flores luminosas,

gimió perennemente sus músicas de Abril.


 Yo he visto en mis delirios tus pálidos jardines

y he oído el coro ilustre de líricos violines

que desgranaba en ellos sus ritmos de cristal.


 Señor Rubén Darío: por eso es que mi lira

también tiene en sus cuerdas la cuerda que suspira

con el temblor alado de un blanco madrigal.



 Orto, 19 de diciembre de 1920; Obra poética, compilación, prólogo y notas de Ángel Augier, La Habana, Editorial Arte y Literatura, 1972, T.1, p. 62. 


lunes, 25 de octubre de 2021

Los últimos instantes de la marquesa Eulalia



Agustín Acosta 


I


Cerró los ojos, de mirar cansados

la sombra de la muerte por su alcoba,

espía que acechaba en los bordados

damascos de su lecho de alcoba.


Quiso bajar hasta el jardín. Decía

cosas tan vagas, que ya nadie sabe

si en su palabra sin matiz había

algo que fuera humano. Limpia y suave


el agua de la fuente discurría

entre hojas secas. Ella, sonriente,

fue más de luz bajo la luz del día.


Y con voz dulce de convaleciente,

mientras su boca blanca sonreía,

pidió que la llevaran a la fuente.


II


Pidió que la llevaran a la fuente,

junto al blanco jazmín de hojas marchitas,

y la envolvieron perfumadamente

las azucenas y las margaritas.


Estaba bella como un taciturno

crepúsculo de sol ágata y lila,

con mucho de sonata y de nocturno

en el piano sin voz de su pupila.


Pálida, como un pétalo guardado

en las hojas de un libro de pecado,

a sus últimos pajes sonreía…


Mientras sobre la linfa de la fuente

la anemia sofocada del poniente

reflejaba su lánguida agonía…


III


Reflejaba su lánguida agonía

la peregrina del amor, en tanto

la fuente insinuadora discurría

como un dolor que se resuelve en llanto.


Dijo después con lentitud: —Deploro

no recordar, para consuelo mío,

el canto aquel en que Rubén Darío

comenta mi cruel risa de oro.


Todos la contemplamos. De repente,

un paje que mirábase en la fuente

volvió su rostro… Y como canto de avemarías


en el jardín callado y vespertino,

vibró en la tarde dolorosa el trino

maravilloso de «Era un aire suave».


IV


En su blando sillón de terciopelo

ella escuchaba la canción querida.

Alguien dijo: —¡Rubén está en el cielo!

Y ella afirmó: —¡Rubén está en la vida…!


Se espaciaron las sombras en la altura,

bajaron al jardín, y sobre ella,

para esconderse en su pupila obscura,

vino la luz de la primera estrella.


No se sabe qué dijo a su pupila

aquella luz que cada vez titila

con más fulgor en nuestro absorto duelo…


Ella quedó como transfigurada,

pálida y sonriente, arrellanada

en su blando sillón de terciopelo.


V


Oh triste tarde, entre tu gasa fría

viste con qué solícitos cuidados

cargó el sillón de Eulalia la sombría

tropa de los alegres convidados…


Cuando dejamos en el blanco lecho

el cuerpo de la dulce soñadora,

vimos que le brillaba sobre el pecho

una medalla de Nuestra Señora…!


La estancia se llenó de los rumores

de la muerte. Piadosas nuestras manos

sobre el lecho de espuma echaron flores…


Y la Marquesa Eulalia parecía

una flor de jardines ultrahumanos

que entre flores del mundo se escondía.


VI


Así murió, junto a la fuente inquieta

en que como un dolor temblaba el agua,

la lírica y romántica coqueta

del inmenso cantor de Nicaragua.


Y pues quiso que al menos una lira

sus últimos instantes relatara,

mi lira es la devota que delira

por dejar esta flor sobre su ara.


Y si queréis saber donde reposa

la que tan alto galardón tenía,

tomad una vereda misteriosa


hacia el jardín aquel, y sabiamente,

arrancadle el secreto a la armonía

melancólica y cauta de la fuente.



 Agustín Acosta hizo zafra del gran modernista, en el que se inspiró no solo de joven sino hasta el final de su obra. Comenzó con un “Responso a Rubén Darío” (El Fígaro, 13 de febrero de 1916) escrito en Matanzas a dos días de la muerte del poeta nicaragüense, para seguir un año más tarde con el réquiem “Elegía de las sombras” (El Fígaro, 4 de febrero de 1917). Dedicó además una serie de sonetos a los últimos instantes de cada uno de los tres personajes del poema de Darío “Era un aire suave”, así como siete sonetos a los instantes postreros del propio Rubén, recogidos estos Los últimos instantes (La Habana, La Verónica, 1941). Entre sus muchos versos de miedo recuerdo a menudo éste: “Bajo la pobre manta de su lecho, /desintegrado, mas no desecho, / quedó Rubén Darío.”

 Sin embargo, toda esta molienda dariniana no estuvo exenta de sinsabores o pequeños traumas que tal vez se volvieron síntomas. Uno de los primeros en herirle fue Jaime Torres Bodet en un artículo sobre la nueva poesía española que publicó El Universal (1926), y que la prensa cubana no tuvo reparos en reproducir. Allí decía el mexicano: "Todo poeta hace uso de un bazar de imágenes propias. Pero, en tanto que el bazar de un discípulo de Rubén Darío como el cubano Agustín Acosta está lleno de pelucas y de cisnes disecados, el de este hombre de hoy contiene cosas actuales". 

 Ese poeta del momento al que se refería Torres Bodet era Gerardo Diego, al que, en su habitual rechazo a las poéticas más experimentales, colocaba por encima de Vicente Huidobro y de Oliverio Girondo. Así que el ramalazo hacia el cubano no era tan crudo como podría creerse. Hasta sus amigos más cercanos, Mañach por ejemplo, le echaban en cara el excesivo, casi enfermizo apego a Darío. 

 Como confesó alguna vez a Manuel Díaz Martínez, allá por 1910, en pleno ímpetu juvenil (es decir, por la época de la fotografía que acompaña esta entrada) el poeta matancero se topó con el mismísimo Rubén en el vestíbulo del Hotel Inglaterra. Era, en efecto, él, pero de espaldas. Pudo abordarlo pero no se atrevió a hacerlo. Una fuerza superior se lo impidió. De modo que no pudo ni saludarle, quedándose con el recuerdo de aquel dorso (tal vez tambaleante) y no menos con el de su espantada timidez.  

 No obstante, por esos mismos días de septiembre de 1910 le escribía desde su refugio en Matanzas llamándole “maestro amado” y deseándole que La Habana le fuera propicia y recuperase su salud. No se priva de enviarle "un manojo" de versos y se excusa de no haber ido a verle a causa “de las fatigosas necesidades de mi destino”, despidiéndose como el más humilde de sus discípulos cubanos. 

 A saber si el amago de encuentro fue antes o después de la carta en cuestión. Acaso su tortuosa aproximación a quien tanto le encandilara, explique algunas de sus poco felices observaciones sobre Darío, Casal y Martí. Acaso. Pero no vamos a entrar en ello. Sería leña para otra estufa. 


domingo, 24 de octubre de 2021

A Rubén Darío



Manuel Serafín Pichardo


Pienso al verte en el Gólgota iracundo

donde te infligen sátiras agudas,

que estirpe hicieron Barrabás y Judas

y más de un Cristo sangra por el mundo.


El nimbo llevas de los santos reos

que fueron en las almas sembradores

e hirió y clavó en el leño de dolores,

la turba de villanos fariseos.


De ella, hi un gesto de piedad demandes

-¡no imploran de los míseros los grandes!-

y, altivo, diles: -Continuad, malvados;


desde la Cruz de mi gloriosa vida,

puedo soñar aún con la sien partida,

puedo volar aún con los pies clavados!



 El Fígaro, 5 de mayo 1907, p. 209; Revista Moderna de México, mayo de 1907, p. 165; Prisma. Revista Ilustrada de Artes y Letras, Lima, Año III, Núm. 53, 24 de agosto 1907, p. 5. Ver Pichardo por Darío aquí

 

sábado, 23 de octubre de 2021

Rubén Darío



Paulino G. Báez


Rubén Darío: dicen que fuiste de los astros

centurión, en palacios irídeos del vacío;

que por ti comulgaron todos los Zoroastros,

todos los Jesucristos… ¡Verdad, Rubén Darío!


Un pedestal glorioso la suerte te depara

y tu fama, al pináculo, Padre Darío llega,

pues fuiste quien un día su amor le declarara

—ebrio de sol y luna,— a la bacante griega.


Deja a los detractores seguir su obra malvada;

tu gloria, Padre nuestro, tu gloria está salvada…

Deja, pues, que la Envidia irreverente ladre.


El mastín de la inquina ladrará hasta cansarse

y el cuervo, el negro cuervo de Poe, irá a posarse

sobre tus viñas muertas… ¡Dios te bendiga, Padre!




jueves, 21 de octubre de 2021

Homenaje lírico



René López

               

                            para Rubén Darío


Yo saludo al poeta de las «Prosas profanas»,

al Apolo moderno de los versos de oro,

en cuyo escudo se halla un caracol sonoro,

la máscara de Grecia, la flor de lis de Francia.


Dime, mago risueño de las urnas paganas,

¿qué espíritu visita tu corazón-tesoro,

que hace que tu mano escriba versos de oro

en cuya urdimbre juega la risa de la Francia?


Emperador del ritmo, ante tus pies me postro;

vuelve tu altivo rostro hacia mi triste rostro;

concédeme la gracia de una dulce sonrisa.


Hermanos yo no tengo, ni escudo ni nobleza;

yo soy un sacerdote de la diosa Belleza

que ha soñado tus versos y tu melancolía.


 
                                                                                        1906