jueves, 20 de junio de 2013

Lo que hay en el mar





 De todo hay en el mar, desde Emperadores y Obispos hasta soldados de marina; y para armar un regimiento hay Sables, Trompetas y Tambores. Viejas hay que muerden y parecen no tener dientes; y hay Doncellas con más dientes que un Perro. Las viejas se entuertan con un Parche; las doncellas, si dan motivo, se castigan con Chucho, y si no con Manatí. Si son buenas, se les regala una Manta y un Peto para vestirse; y aunque mejor les correspondiera una Aguja, se guardará esta para coser los labios de los Bocones.
 En la mar hay Escribanos; y así como los de tierra no sueltan la pluma de la mano, aquellos la llevan siempre en la boca. También hay Jabón para fregar.
 Hay Esmeraldas para la frente de Isabelita, Chapines para los pies de Catalineta, Cocuyos no tan lindos como sus lindos ojos, Mariposas tan volubles como ella.
 Hay Voraces que tragan Sapos y Lagartos. Hay Cabras y hay también Barbudos que tal vez serán los machos-cabríos. Habiendo Toro, no es de extrañar que haya Vaca. Hay Gatas que andan tras de los Murciélagos, hay Zorros, hay Boca-dulce, no tan dulce para los Conejos.
 Que haya peces no se duda: uno es Pez-Rey, otro Pez-Sierra, otro Pez de Espada, otro Pez-Luna. Unos son Dorados, otros Plateados: hay uno Rubio, y vuela. Casi todos son Bonitos, sin exceptuar los Jorobados. Ninguno tiene voz, sino es el Ronco. Hay Pez de Pluma, lo que induce a creer que también hay aves; y en efecto encontramos en el mar Loros y Guacamayos.
 Mulatas no encontrarás aunque las busques con 
Candil; pero hay Morenas, si son de tu gusto. Lechón tampoco hallarás para una ponina; pero podrás llevar un Cochino, que es más gordo, y te costará la fiesta dos reales.
 Hay Erizos y Puerco-espines que prestan sus púas a los Zapateros; y no faltan lancetas para los Barberos, ni Lijas para servir de lima a los Dentudos, ni Vaquetas para los Condenados, ni Casabe para los Escolares.
 No te espantes si te digo que hay Diablos: no habiendo diablas estás seguro. Pero te advierto que hay Viudas; y alguna hay Uñosa, que se Pega: si tomas mi consejo, tente a Raya con ella.
 Por último, has de saber que los Pescadores, puesto que allí los hay, tienen Tapaculos para los Cagones. Aunque la noticia no es muy limpia, no deja de ser científica, y nada tiene de inmoral. Como obligatoria en este lugar, me parece que termina bien el artículo. Finís coronal opas.
                                    
                                      P.

                        
 “Peces cubanos” (fragmento), Floresta Cubana 1856, Vol. 1, p. 313-14.