lunes, 20 de enero de 2014

Comité de Ética





 Circular núm. 47 de la Comisión de Ética Radial

 25 de julio de 1952


 La Comisión acuerda:


 Que no debe ser objeto de un programa radial, dramatizado o no, la interpretación de sueños, o las adivinaciones, o formular pronósticos que impresionen a la radio-audiencia, así como tampoco estimular creencias en pugna con la civilización o cualquier otro tipo de superchería contraria a la moral o el orden social, o atribuir propiedades curativas a métodos que no hayan sido aceptados científicamente, o que sean expuestos por personas sin la capacidad legal necesaria para el ejercicio de la profesión médica.

 Por tanto, únicamente son permisibles aquellos programas que tengan por finalidad ofrecer, con carácter general, consejos y sugerencias que, sin atribuirse fuerzas sobrenaturales, tiendan de manera efectiva al robustecimiento de los valores inherentes a la sociedad.


 Alerta, 4 de agosto de 1952