lunes, 17 de octubre de 2016

Sentimientos de Bonaparte sobre el suicidio




 Un granadero de la guardia consular, no pudiendo tolerar los desdenes de una moza de quien estaba enamorado, puso fin a su existencia volándose los sesos de un pistoletazo. Bonaparte era entonces primer Cónsul, e informado de este accidente, mandó publicar el siguiente papel para que no se extendiese una práctica tan cobarde entre sus tropas.

 "Todo soldado debe saber cómo vencer el dolor y melancolía que proviene de las pasiones, habiendo tanta fortaleza en sufrir las aflicciones del alma con firmeza, como en avanzar contra la metralla de una batería. El soldado que se abandona sin resistencia a la tristeza, y se mata por no poderla sufrir, es lo mismo que si abandonara el campo de batalla sin aguardar a la victoria."


  El Instructor o Repertorio de historia, bellas letras y artes, febrero de 1835, n.º 14, página 8.