martes, 8 de diciembre de 2015

Ranfla moñuda





 Locución para significar en el juego, la jugada que gana a todos, cobrando todas las apuestas que hay en la mesa. Por extensión, hace ranfla moñuda el que gana todas las ventajas de un negocio, todas las posiciones en discusión, todo el dinero en caja, etc. La locución se nos resiste hasta ahora a todo intento de análisis etimológico. Indudablemente es anticuada y sobrevive por uno de tantos milagros de vitalidad idiomática. Parece que se deriva de manfla, concubina o prostituta, la cual puede, ciertamente, ser moñuda. Pero ¿por qué una ramera con mucho moño, ha venido a parar en tan afortunada Jugada? ¿Será arrambla (arrastrar con todo) y moñuda (de mérito, de copete)? A menos que sea un eufemismo para eludir una voz indecente de igual desinencia, como suele usarse moño, algunas veces, por Blasco Ibáñez y otros nada o menos literatos. Pudiera ser, porque rambla en América, según Toro y Gisbert, se ha trocado en ranfla. Y moñuda, o sea que tiene moña o moño, puede querer decir soberbia, sobresaliente, ya que moña en Colombia es orgullo, altivez; y moño es penacho, moños, darse tono, etc. El parentesco hampón de ambas locuciones no sé nos oculta; pero de ahí no pasamos.



  Fernando Ortiz, Catauro...