lunes, 25 de marzo de 2013

Festival de la Toronja



  Cuando el trabajo deja de ser carga pesada y obligación penosa para trocarse en motivo de júbilo, en alegría colectiva, es que ha terminado la explotación del hombre por el hombre y ha nacido el socialismo. Ayer, el fin de una cosecha significaba regodeo egoísta para el explotador que atesoraba nuevas ganancias, y anunciaba penurias y miserias para los trabajadores que veían llegar la desocupación. Hoy, el término victorioso de una cosecha quiere decir mayor riqueza para todos y estímulo para reiniciar la labor y lograr que la cosecha futura sea más rica.

 
 El Festival de la Toronja, que tuvo lugar en Isla de Pinos recientemente,demuestra que nuestro pueblo lo ha comprendido así y lo celebra jubilosamente. Durante diez días, los pineros celebraron con brillante manifestación artística el fin de la cosecha de la toronja, el triunfo del pueblo trabajador. Teatro, danza, música, coros vocales, todas las manifestaciones artísticas, y en elevado porcentaje realizadas por aficionados con brillantez admirable, se aunaron para exaltar el triunfo del trabajo socialista, organizados por la Coordinación Provincial del Consejo Nacional de Cultura.