viernes, 19 de septiembre de 2014

Concepciones que arrancan de la vida.






     
 No hay dudas de que a la formación de todas estas concepciones se ha producido la aportación filosófica del marxismo-leninismo y las informaciones procedentes de los países socialistas hermanos. Entre esas aportaciones vale destacar la del educador soviético Makarenko, especialmente en lo que respecta a los maestros y pedagogos y los funcionarios del Ejército y del Ministerio del Interior. La obra de Makarenko cobra ahora, entre nosotros, una singular significación que, como apuntara el profesor Knoblock, contiene enseñanzas útiles para ser aplicadas en la psicoterapia de grupos.

 Pero muchas de las ideas envueltas en esa aproximación social de los problemas de la Higiene Mental en Cuba Socialista no tienen más origen que el de la práctica y la fina intuición revolucionaria de sus dirigentes de base.

  Jamás podrá olvidársenos en este sentido la visita  que hiciéramos al Centro de Rehabilitación de la Prostitución en Camagüey. Allí los miembros de la Policía Nacional Revolucionaria realizaron una magnífica tarea, que comenzó con la alfabetización y organización de las prostitutas de la ciudad  para la lucha “económica” contra los dueños de prostíbulos y proxenetas, como paso previo, decidido por ellas mismas voluntariamente, de su ingreso en el Centro de Rehabilitación y del cual ya han salido más de un centenar convertidas en maestras de corte y costura y trabajadoras de distintos oficios. Admirados por la corrección de los procedimientos tácticos empleados, preguntamos a los dirigentes:

 -¿En qué teoría o directiva se inspiraron ustedes para realizar este trabajo?

 -No, en ninguna, se nos ocurrió que así debía ser -contestaron.

  -Pero, ¿ninguno de ustedes leyó algún libro sobre esta cuestión? ¿No leyeron a Makarenko?

  -No -nos respondieron-; ahora es que vamos a leer algo sobre eso.

  Así, de un modo casi empírico, y sin que existiera una inteligencia entre los distintos ministerios y departamentos que se relacionan con la Higiene Mental, se han ido concretando ideas y conceptos y precisando la ubicación de problemas y de técnicas de enfoque, delimitándose esferas de específica acción.


 Cita- "Conferencia Nacional de Instituciones Psiquiátricas", La Habana, 1963.