miércoles, 21 de mayo de 2014

El doctor y su pueblo




 El helicóptero a bordo del cual viaja el doctor Fidel Castro se alza sobre la multitud de campesinos que saludan al supremo líder de la Revolución blandiendo sus machetes afilados.

 El hombre que liberó a Cuba de la tiranía, tiene en el campesinado, en todo el pueblo, su más vigoroso baluarte.

 La presencia en La Habana de más de medio millón de campesinos, con sus quinientos mil machetes, anuciaron una vez más que la Revolución es invencible, prepotente, todopoderosa.

 En esos machetes levantados hacia el cielo, hacia la inmensidad del destino definitivo de nuestra patria, descansa indudablemente el futuro de cuantos respiramos en esta isla que es hoy ejemplo de democracia y humanismo para todo el orbe.

 (Foto Venancio)

 Bohemia, No. 31, 2 de agosto de 1959, p. 62


 Una anciana jubilosa, junto a su regocijada nieta, alza un cartel alusivo a la obra liberacionista del doctor Fidel Castro.


 
Solo, sin escolta, frente al pueblo que lo ama y lo cuida, el doctor Castro arriba a la glorieta de Prado para presenciar el gran desfile.