sábado, 3 de enero de 2015

Del Álbum de nuestros enfermos





 Sr. Director del Hospital de Dementes de Cuba.


 Señor:


 Cuando Toussaint D'Louvertour (el Napoleón Negro), fue preso en Bayona por Napoleón I, carecía de todo, pero como tenía el hábito de fumar, le mandó a pedir al Emperador cigarrillos. El Gran Corso le mandó a decir que el vicio de fumar sólo era el entretenimiento de los tontos, a lo que respondió el genioso negro, pero no de los cautivos.


 Aplique a mi caso esta anécdota.


 Suyo affm., comp. y amigo,
                       

                      Dr. M.V.M. de O.


 Mazorra, Agosto 6, 1929.




 N. B. -Un día el Director del Hospital tuvo que visitar a deshora la Sala donde se encuentra este asilado y al preguntarle cómo no fumaba, le ofreció escribirle una carta señalando los motivos. Al día siguiente este enfermo recibió unas cajetillas de regalo de la Dirección. 



 Revista de Psiquiatría y Neurología, Tomo I, Núm. 5-6, Nov. y Dic. 1929, p. 147.