domingo, 2 de febrero de 2014

Ante la Exposición Soviética






 La Habana, 5 de febrero 


 Unos desconocidos lanzaron varias ráfagas de ametralladora desde un automóvil en el Prado, al mismo tiempo que, una manzana más allá, el vice-primer ministro soviético, Mikoyan, inauguraba la exposición soviética.

 Inmediatamente, la Policía acordonó la zona. El atentado parece que tenía por objeto interrumpir la inauguración oficial de la exposición, a cuyo acto también asistía Castro.

 La multitud que se encontraba ante el Palacio de Bellas Artes salió huyendo al sonar los primeros disparos a las 12:02 (hora local). Tres minutos después se escucharon numerosos tiros y dos minutos más tarde otros cuantos, pero en menor número.
 
 Pasados los primeros momentos de pánico, la muchedumbre se reorganizó y se dirigió en masa hacia el lugar donde habían cometido el atentado.
 
 Una banda militar ayudó a restablecer la tranquilidad tocando inmediatamente de oírse los primeros tiros el himno revolucionario del 26 de julio.

 La Policía detuvo la marcha de los manifestantes, pidiéndoles calma. Y disparó al aire para dispersar a los manifestantes anticomunistas, poco después que Mikoyan depositara una corona ante el monumento a José Martí.

 Los agentes han detenido a 20 manifestantes que intentaron retirar la bandera soviética colocada junto al monumento y sustituirla por una bandera cubana.

 La Policía informa que no ha habido heridos.

 Fidel Castro se trasladó inmediatamente a la plaza, con objeto de calmar a los manifestantes. 

 Mikoyan permaneció en el Palacio de Bellas Artes. 

 ABC, 6 de febrero de 1960



 Fuerte tiroteo

 En la mañana de ayer, poco después de las once, Mikoyan depositó una ofrenda floral ante la estatua de Martí en el paseo de Martí en el Parque Central, trasladándose acto seguido al Palacio de Bellas Artes para inaugurar oficialmente la Exposición Soviética instalada en Cuba por invitación del Gobierno Revolucionario. 

 Poco antes de las doce del día cerca de un centenar de estudiantes universitarios católicos se concentraron en el Parque Central portando cartelones anticomunistas y a favor de la Revolución, así como una ofrenda floral que representaba la bandera cubana para depositarla pacíficamente ante la estatua del apóstol de nuestras libertades "como desagravio de la visita del asesino Mikoyan", lo no pudieron realizar al ser agredidos por numerosos comunistas que, al mismo tiempo que atacaban a los jóvenes católicos incitaban al público y lanzaban gritos contra los estudiantes, calificándolos de batistianos, trujillistas, "rosablanqueros" y profiriéndoles otras diatribas e insultos, con el fin de presentarlos ante la opinión pública como unos vulgares contrarrevolucionarios.

 El objetivo fue logrado y la turba no sólo agredió a los estudiantes, sino que arremetió contra los periodistas extranjeros y cubanos inclusive, destrozándoles las cámaras fotográficas y agrediéndolos. En este momento la fuerza pública disparaba al aire al objeto de restablecer el orden. 

 Fotógrafos de periódicos sin excluir a los de órganos revolucionarios, tuvieron dificultades ante el frenético revolucionarismo de los comunistas del patio...




  Diario de la Marina, 6 de febrero de 1960 


No hay comentarios: