sábado, 13 de julio de 2013

El jamón que consumiremos




 La cría de ganado porcino ha adquirido el más extraordinario incremento dentro de los planes de la Reforma Agraria que el Gobierno Revolucionario de Cuba ha puesto en marcha. Solamente en la provincia de Pinar del Río se están estableciendo veinte centros para la cría de cerdos con un promedio de mil hembras en cada uno, que producirán todos los años 200 mil puercos.
 Con este plan -que en igual forma se llevará a efecto en otras provincias- se logrará entre otras cosas suprimir la importación de jamón, ahorrándonos anualmente tres millones de pesos que ahora se nos escapan en divisas por este concepto.
 !Dentro de año y medio todo el jamón que consumiremos será cubano!



 "En cerdos —vamos a llamarles puercos que es como les llama la gente—, en puercos sí hemos avanzado, con el trabajo, porque se multiplican mucho más rápidamente. Ya tenemos varios miles de madres de las mejores líneas del mundo de producción de carne.  En eso sí, ahí sí vamos a empezar con líneas de las mejores. Y ya en la zona PR-2 de Pinar del Río —y yo invité al ingeniero Rolando Fernández, que es el ingeniero que dirige aquella zona y que está a cargo de todo ese trabajo de las vacas de cría y de la... (APLAUSOS)—, si no tenemos tropiezo, ya con los pies de cría que tenemos y que hemos adquirido podemos, desde la zona PR-2, abastecer a todas las cooperativas para darles el pie de cría con que iniciar la cría de cerdos. Y ya él está esperando allí los ejemplares pequeños porque no se los vamos a poder dar grandes, se los vamos a dar pequeños, ustedes los van a criar allí.  Les vamos a dar... ¡A dar no, aquí no se da nada! ¡La tierra nada más!, todo lo demás cuesta. Y para seguir aumentando y seguir produciendo hay que pagarlo, si no, se acaba el pie de cría.  Se les van a facilitar, al igual que se les están facilitando para que hagan las crías de las lecherías, pero se le paga a la zona.  El INRA los manda a la zona, se les carga a los créditos de las cooperativas, para irles entregando...  Esto llevará varios meses. Quizás para diciembre, si no para enero, o para febrero, habrán terminado ya de entregarles...  Les dijeron cinco, pero cinco es muy poco para empezar, y nosotros creemos que podemos darles diez, ¡diez hembras! de líneas de las mejores del mundo que tenemos allí, y dos machos (APLAUSOS).
 Entonces, para que ustedes sepan lo que tienen, de las hembras se les va a tratar de dar una de las distintas variedades:  una, por ejemplo, que es Duroc Jersey, otra hembra de Land Drass —tienen unos nombres en inglés ahí, y de otros que no son ingleses.  Pero vamos a procurar que las 10 comprendan distintas variedades.  Entonces, el macho vamos a procurar que sea del Duroc Jersey y del Land Drass, para empezar. Tenemos otras variedades, pero no en número suficiente y creemos que podamos darles un macho de cada una de esas líneas, que son productoras de carne, son razas que están adaptadas para engordar en el menor tiempo posible, alcanzar el máximo peso, es decir que son de los mejores ejemplares que se han logrado a través del desarrollo de las crías.
 Y en el transcurso de varios meses vamos a ir ya enviando, para que ustedes tengan el pie de cría. Son muy fecundos esos animales; pueden obtener ustedes dos partos al año, y hasta cinco en dos años.
 Hoy mismo nosotros, visitando esas granjas, encontramos una que había tenido 15 lechoncitos. Eso no es siempre, eso no es siempre.  Ocho, nueve, diez, promedio.  Quiere decir que con las 10 hembras ustedes pueden llegar a tener pronto, en un año ya, 50 hembras, como cálculo.
 Con 50 hembras pueden garantizar la producción  de 500 cerdos.  El compromiso es que tengan, ¡por lo menos!, 50 hembras; pueden después llegar a tener más.
 Si ustedes producen 500 cerdos por año, van a garantizar una cosa: que ustedes van a tener que autoabastecerse de manteca.  La manteca la tenemos que pagar muy caro en divisas en el extranjero, y cada cooperativa tiene que comprometerse a producir la manteca que consume (APLAUSOS).
 Si ustedes logran —ya teniendo 50 hembras, 50 madres— producir 400 ó 500 cerdos al año y cebarlos, ustedes pueden matar casi dos todos los días, ¡casi dos!  Van a tener carne, van a poder hacer todos esos derivados que se hacen allí: chorizos y todo, longanizas y todo eso que se hace del cerdo; pueden sacarle la manteca y pueden venderles la carne a los cooperativistas ustedes mismos allí. Es decir que va a ser una fuente de producción de carne para la cooperativa, y de grasa.  Posiblemente ustedes puedan producir más;  lo que produzcan de más, se vende a los mercados. Ustedes pueden llegar allí a elaborar jamones, tocinos, las patas las salan, pueden ahumar, pueden hacer de todo, y eso es muy necesario para el ajiaco, porque al ajiaco hay que echarle un pedazo de rabo, y algo allí de eso (RISAS y APLAUSOS).  Todo ese cerdo ahumado y carne curada los van a necesitar en la cocina de ustedes.
 Es decir que el propósito de nosotros es que ustedes tengan, por lo menos, 50 madres allí produciendo. Entonces, como ustedes reciben las líneas puras, ustedes van haciendo los cruces allí, los distintos tipos de cruce.  Porque el cruce puede ser beneficioso de una línea con otra, porque crea líneas más resistentes; pero con eso, en cada cooperativa, ustedes pueden allí hacer todos los experimentos, y pueden contribuir al desarrollo de ejemplares cubanos, y sacar líneas cubanas. Porque esas las hemos tenido que importar, eso fue producto del trabajo de otras granjas extranjeras (APLAUSOS). Pero ahora, ahora empezamos nosotros; y nosotros vamos a procurar que les lleguen a ustedes ejemplares puros, para que ustedes hagan allí todos los cruces y logren tipos nuevos.

 Revista INRA; y, DISCURSO PRONUNCIADO POR EL COMANDANTE FIDEL CASTRO RUZ, PRIMER MINISTRO DEL GOBIERNO REVOLUCIONARIO, EN LA CLAUSURA DE LA REUNION DE COORDINADORES DE COOPERATIVAS CAÑERAS, EN EL TEATRO DE LA CTC REVOLUCIONARIA, EL 10 DE AGOSTO DE 1960.