viernes, 24 de julio de 2015

Antropometría militar




 Dirán los militares veteranos: ¿Y para qué queremos la Antropometría? ¿Acaso se puede emplear para instruir soldados, para inculcarles la disciplina, para hacerles más aguerridos?

 Es verdad que para nada de ello sirve, es cierto que no se consigue un beneficio inmediato y directo; pero si se escudriñan los resultados que la Antropometría nos muestra, se puede prestar un servicio a la Nomotesia en todas sus variadas representaciones; desde la regla preceptiva a la sanción penal.

 La Antropometría, nacida ayer, raudo vuelo que todo conocimiento útil toma apenas se descubre, y cuando se aplicó a los seres degenerados que procuran domiciliarse en cárceles y presidios surgió en forma práctica lo que los antropólogos de la escuela llamada italiana habían vislumbrado en el conjunto fisonómico.

 De ese estudio hecho en seres anómalos, surge una revolución en el Derecho Penal. Hoy se puede complementar el enriquecimiento de la ciencia con la observación de individuos quo en completo y normal estado de desarrollo físico e intelectual so someten a la Antropometría.

 No creo que los gastos presupuestables para esta innovación causen espanto; apenas si se necesita ayudar un poco a los Jefes de Cuerpo y dar una orden recomendando la utilidad y prescribiendo el envío de los documentos a la oficina central, que bien puede ser la Cuarta Sección del Ministerio de la Guerra.

 En Italia, patria de la revolución en el concepto de la criminalidad, el ministro de la Guerra se propuso demostrar que en su departamento se simpatizaba con las ideas sustentadas por Garófalo, Ferri y Lombroso
y la Antropometría surgió reglamentada minuciosamente y obteniendo como secuela 300.000 documentos de curioso análisis.

 En España, país calificado por Max Nordau de confederación, tales costumbres y dialectos, con vistas a lenguas, encontró, sería útil aplicar la Antropometría a las quintas y deduciríamos consecuencias precioses respecto a idoneidad para el servicio.

 Si profundizásemos un poco más en ese proyecto, que deseamos ver realizado, pudiéramos seleccionar a sus habitantes por provincias o antiguos reinos, y estudiar el grado de conveniencia de filiar en Institutos montados, o en los de a pie, a los individuos que ingresaran en caja.
 En la Cárcel-Celular de Madrid se inauguró el gabinete antropométrico el 14 de Agosto de 1895, bajo la dirección del doctor Simancas. Y aquí, y en Barcelona, que ejercen la inspección uno de los vocales médicos de la Junta local de prisiones, auxiliados por el facultativo del establecimiento penitenciario y un fotógrafo, puede preguntárseles los numerosos beneficios que el citado gabinete ha reportado en los dos años de vida.

 Muchos argumentos en su pro se leen en el libro Identification anthropométrique. Instructions signalétiques, por Alfonso Bertillon; pero sobre todos ellos está el beneficio que la sociedad consigue.

 En España, la única jefatura de policía que lo tiene establecido es la de Habana, merced a las gestiones del abogado D. Federico Mora, que hizo sus prácticas con el doctor Bertillon.

 Y como toda semilla germina, cuando Y como toda semilla germina, cuando es buena, siembro la Antropometría militar. Veremos si fructifica.

 R. Ruíz y Benítez de Lugo



 El Correo Militar, 2 de octubre de 1897

 Imagen: Blanco y negro, 1897.