viernes, 1 de noviembre de 2013

Zen




 
José Kozer
 

El arquero, un paso al frente, imitación de la grulla
en la quietud anterior al graznido.
Abre su posición, la mano imita el arco.
Los ojos buscan la diana en sus pupilas.
Rocío (el arquero a punto de captar una imagen al alba).
Surca la flecha, pasa.
El arquero, inmóvil, la mirada fija en la arrogancia
de su esterilidad.