martes, 30 de septiembre de 2014

La yegua





 Norberto Fuentes


 Era una noche de lluvias y en esas noches las hembras se ponen en celo y se descomponen y piden un macho con la mirada y del cuerpo le salen las ganas como el rocío a la madrugada.

El comandante había paralizado las operaciones desde la tarde aunque había dejado el cerco que era de veinte kilómetros porque él agarraba de todas maneras a Juan Gerónimo.

 En el sitio del Venao se estaba bien y nosotros los mayimbes decidimos no mojarnos tanto. Adentro del sitio había un radio RCA y un altar con muchas velas que nos daba luz. El piso era de tierra. El Venao repartió café y el comandante quiso un poco de raspita de arroz que quedaba al fondo de la cazuela y el Venao se la sirvió en un platico de dulces. Después vino la Wyllis de Seguridad y cargó con el Venao. La casa era de buenos horcones y techo de zinc.

 Antes de dormirnos, el capitán Bayamo repartió una docena de tabaquitos y contó otra vez lo del fusilado que creía que lo iban a romper de mentiritas con esas balas que usan en las películas y se sorprendió mucho cuando sintió los plomos adentro.

 El comandante quiso aclarar bien las operaciones de por la mañana y le dijo al topógrafo que enseñara el mapa. El topógrafo abrió el mapa en el suelo y la cartulina sonó gorda y bonita. El mapa lo cercamos con las velitas del altar; él se había batido con nosotros a lo macho y había visto a los ñámpitis con la cabeza desflorada y los pedazos de cerebro regados afuera como si fueran rebanadas de cebolla, y bueno, nosotros creíamos que era bragao igual que todos.

 Pero cuando se sentó en el taburete y el comandante hablaba, cruzó las piernas y las puso muy junticas y yo le miré la nariz y abría mucho los huecos y yo pensé, ¿qué le pasa al topógrafo este, que luce desorbitado?

Dormimos todos en las casa y es cierto que apretada estaba. A medianoche el capitán dijo que le pusieran cerca de las velitas porque le habían agarrado la portañuela.

 El comandante se emperró y dio diez puñetazos en la pared y otras diez patadas en el piso y dijo que parecía mentira que se pensara así del topógrafo, que era un roce, una voltereta del sueño, que éramos muchos en tan poco lugar y que todos los allí presentes eran bragaos probados.

 Pero que era una noche de lluvia y la hembra estaba en celo. A medianoche hizo otro roce de esos y el capitán se arrancó los grados del cuello y gritó: ¡por estas tres barras yo tengo Buick grande, pistola de veinte tiros, casa en el Nuevo Vedado, mujer rubia que nunca huele a potrero! – y así dijo una lista muy grande de cosas que yo no sabía que se podían tener por tres barras y al final de la lista cogió al topógrafo por el cuello y respiró cuando dijo: ¡esta yegua se ha encarnado conmigo, yo le gusto, qué desgracia la mía, mire usted comandante, que me la agarró otra vez!

 El comandante se puso rojo porque era la segunda vez que lo despertaban y porque él no quería yeguas allí. La mañana vino buena y como si la lluvia no hubiera caído aunque la humedad seguía y los cigarros estaban fofos. Lo más molesto fue a los tres días cuando vinieron la madre y la novia y que venían de negro y yo no sabía decirles palabra de por qué el muchacho se había metido el cañón de la metralleta en la oreja agotando el racimo completo de balas.

 Imagen: Ernesto Javier Fernández 





domingo, 28 de septiembre de 2014

Los pájaros a sus jaulas



  Bajo el título "Cuba: los huérfanos de la Sierra Maestra", en 1981 la revista brasileña LAMPIAON da ESQUINA dedicó un amplio dossier a la homobofia en Cuba.

 HElO AQUI: LAMPIAO



sábado, 27 de septiembre de 2014

Viaje a las entrañas de la escoria




 La leyenda de lo cotidiano; selección de Jesús Hernández Pérez; prólogo de Enrique Román Hernández, Editorial Letras Cubanas,, 1983.


viernes, 26 de septiembre de 2014

Comprobante

























              
             
               Verde Olivo, 1969. 



jueves, 25 de septiembre de 2014

Unas medidas mínimas



 Allen Young: Los gays bajo la revolución cubana, Playor, 1984.

 Cortesía de Carlos Espinosa Domínguez, de quien dejo aquí su artículo "Las perlas de su boca". 


miércoles, 24 de septiembre de 2014

¡Cuidado!, eso empieza temprano





 Hace unas semanas, un joven desmovilizado del Servicio Militar Obligatorio vino a nuestras oficinas para quejarse de que había sido rechazado por la Comisión Provincial Investigadora como aspirante a profesor de secundaria básica. Le pregunté:
 -¿Te explicaron la causa?
 -Parece ser un problema de mi pasado.
 -¿Qué tipo de problema?
 Bajó la cabeza y respondió:
 -Un problema moral.
 Traté de mirarlo frente a frente, y le pregunté sin más preámbulo:
 -¿Una experiencia homosexual?
 No dijo más. Su silencio era en sí una respuesta.

 Ver artículo completo aquí, en:


                Archivo de Connie.