domingo, 12 de febrero de 2017

Suicidas cubanos… Ángel Cadalso



 Administrador del ingenio San Nicolás, propiedad del célebre sacarócrata Miguel Cantero. 

 Formó parte de la conspiración organizada por el catalán Ramón Pintó, junto a los cubanos José Antonio Cintra, Benito Gener, Alejo Iznaga, y su hermano Juan Cadalso, entre otros muchos.

 La conspiración fue delatada en enero de 1855, y sus miembros sometidos a juicio.

 A Ángel Cadalso se le acusaba de ocultar armas y municiones en el ingenio, y de preparar una partida de cerca de ochocientos hombres.

 Puso fin a su vida en febrero de 1855, en el Castillo de Jagua, donde se encontraba prisionero.
 
 Su hermano Juan, propietario de ingenios en Trinidad, fue deportado, mientras Pintó no pudo escapar a la pena de muerte en garrote vil, ejecutada el 22 de marzo. 



1 comentario:

Anónimo dijo...

Eran aquellos tiempos donde primaban los valores, los conceptos, el pundonor. Muchos no soportaban determinadas circunstancias a las que la vida y sus actos los habían llevado.
Me quedo pensando, y me alegro por otra parte, que ya no haya tantos suicidas de ese tipo en nuestro país. Ahora cumplen sus condenas, se hacen pintores, poetas y novelistas; otros se dedican a disentir y a ganar su platica y a viajar por la libre. Serán mejores tiempos?
Por lo menos son tiempos menos pesimistas.

Ido Leydis.