domingo, 30 de agosto de 2015

El caso Mapelli





  Pedro Marqués de Armas


 James Mapelli transitó del mundo del teatro al de la terapéutica sin pasar por la medicina. Lo logró de manera estable en Buenos Aires, ciudad en la que se habría radicado hacia 1915, luego de una década de empeños. Siempre dijo que se había formado con Lombroso, que era médico graduado en la Universidad de Turín, y así lo presentaron los periódicos, lo mismo en Milán que en Barcelona, en La Habana que en Buenos Aires.  

 En cada una de estas ciudades, donde no pocos médicos disfrutaron de sus espectáculos y, en algunos casos, lo invitaron a tratar sus enfermos, su imposibilidad de mostrar o acreditar el título de medicina generó algarabías y protestas en las acorazadas corporaciones médicas. 

 Era ilusionista, hipnotista, calculista y un largo etcétera. Según quienes lo vieron actuar tenía el mismo nivel de un Cumberland o un Onofroff.
  
 En La Habana lo invitaron a Mazorra por mediación de la Sociedad de Psiquiatría. Allí hipnotizó a algunos pacientes y sacó de un estado catatónico a una reclusa negra que tan pronto hacía muecas y gestos extraños como adquiría una rigidez absoluta.  

 En España, al igual que en Cuba, lo acusaron de charlatán y retaron a demostrar sus conocimientos de medicina. El célebre doctor Juarros, psiquiatra forense y temprano seguidor de Freud, lo citó a una entrevista a la que no se presentó, y la prensa le hizo campaña a nombre de la “verdadera ciencia”, tras enviar Mapelli una carta en la que se ofrecía para hacer declarar al Capitán Sánchez, procesado por el descuartizamiento de García Jalón, el rico amante de su hija, quien se negaba a abrir la boca. (Ver El crimen del Capitán Sánchez, de Vicente Aranda, 1985).   

 En Argentina actuó durante algunas temporadas en el Teatro Coliseo, hasta que fue llamado al Hospital Pirovano para hacer demostraciones e impartir conferencias. Personaje arltiano en el país de las ficciones, sus curaciones de oscuras parálisis y casos de impotencia y dolor crónico terminaron por convencer a los médicos. Casi al mismo tiempo que surgía el interés por el psicoanálisis, logró hacerse de un lugar en la clínica.

 No faltaron desde luego acusaciones de curanderismo, e incluso, su consultorio fue cerrado en varias ocasiones. Sin embargo, suficientemente hábil como para escribir sus experiencias y publicarlas en revistas especializadas, adaptando su lenguaje -“Paraplejía funcional curada por psicoterapia”, así tituló uno de sus artículos-, pronto se hizo indispensable.  

 En 1928 publicó La psicoinervación. Terapéutica psíquica en la prestigiosa editorial El Ateneo, con una propuesta teórica que no desmerecía en modo alguno. En realidad, más que en el terreno de las grandes curaciones mediante hipnosis se colocaba, con este estudio, en el ámbito de la psicoterapia, destacando el papel de la sugestión y de la palabra como estímulo psíquico.  

 Fue reclamado en breve desde instituciones más ligadas, por fortuna para él, a la medicina que a la psiquiatría propiamente. Sus éxitos en el campo de la cirugía, y luego, sus ocasionales aportes a la policía, sellaron su prestigio y terminaron de acreditarlo…   

 No hay que olvidar que su irradiación sobre la sociedad y las sacrosantas instituciones tuvo y solo podía tener un origen: la ficción, la creencia, es decir, la sociedad misma.   

 Mapelli no solo se impuso tras años de entrega como el médico práctico y dotado que era, sino que ayudó a crear un clima favorable para el incipiente psicoanálisis en la Argentina de los años treinta.

 No dudó en presentar su “psicoinervación” como “verdadera terapéutica” capaz de señalar las insuficiencias de la medicina. No solo eso, la ofreció como guía, como un programa a incorporar. Y ciertamente, al igual que en el teatro, no pocos lo siguieron.


domingo, 23 de agosto de 2015

Mapelli en Barcelona




Un ofrecimiento
La Correspondencia de España:

 Ahora recibimos la visita del médico italiano profesor James Mapelli, que dará el lunes una conferencia en el Ateneo y el sábado debutará en el Gran Teatro con una sesión científica de escenas sugestivas, demostraciones del ocultismo, hipnotismo, imposición de la voluntad, etc., etc.
 Si, como parece hasta ahora, no han logrado los jueces que confiese el capitán Sánchez, el profesor Mapelli se compromete, según anoche nos dijo, a lograr una amplia declaración del acusado.
 Para ello le sometería primero a la sugestión, luego a la imposición de la voluntad, y, finalmente, a la verdadera forma de hipnotismo.
 Mapelli, predilecto discípulo de Lombroso, dedicóse de la criminología, y sólo ve en Sánchez un caso claro de sadismo.
 En Milán logró, a petición del juez Scimeni, sugestionar a un procesado, del que arrancó importantes revelaciones. ¿No será una lástima que si el profesor italiano tiene el medio de evitar el enorme trabajo que sobre los jueces pesa mientras Sánchez no declare, no se hiciera uso de este supremo recurso?

30 de mayo de 1913



Mapelli en el Gran Teatro

 Esta noche se presentará en el Gran Teatro el profesor James Mapelli, que viene precedido de gran fama científica y que ha hecho últimamente en Barcelona experimentos admirables.
 El Sr. Mapelli, médico italiano y aventajado discípulo de Lombroso, se ha dedicado con predilección al estudio de los fenómenos del hipnotismo, con arreglo a los principios de la ciencia y a las observaciones en la clínica. No se trata, pues, de ningún charlatán ni de juegos de prestidigitación ni de magia. El lunes próximo dará el Sr. Mapelli una conferencia en el Ateneo sobre su especialidad, y el público en general tendrá ocasión esta noche de comprobar los trabajos que al notable profesor le han valido una reputación mundial entre las personas competentes.
 El programa anuncia escenas sugestivas, demostración científica del ocultismo, lectura del pensamiento, magnetismo, fascinación y otras experiencias curiosísimas.

Mayo de 1913, El Imparcial


ACADEMIAS, ATENEOS Y SOCIEDADES

 Mañana, a las seis de la tarde, dará en el Ateneo el profesor James Mapelli una conferencia sobre el tema «Fenomenologia della suggestone é delli ipnotismo».

COSAS DE TEATROS

 Debut del profesor Mapelli. Las experiencias de transmisión y lectura de pensamiento, braidismo y fascinación, que ante un rumoroso público realizó anoche en el Gran Teatro, demuestran que el profesor italiano Mapelli es un caso notable, semejante al de Onofroff y Cumberland, que han sido lo mejor que hemos visto en este género.
 Mapelli ha llegado a un gran perfeccionamiento en los estudios de Psiquiatría. Anoche fue muy aplaudido en sus experimentos, los cuales estuvieron constantemente intervenidos por médicos, alumnos de la Escuela de Medicina y algunos compañeros de la prensa.
 El poder de concentración, la potencia hipnótica y una voluntad de hierro, que ejerce fascinadora sugestión, son armas terribles de que se vale el profesor Mapelli para realizar experiencias verdaderamente sensacionales.—

Heraldo de Madrid, 1913

INFORMACIÓN TEATRAL
GRAN TEATRO

 Un éxito enorme fue el obtenido por el profesor Mapelli en su segunda presentación de experiencias de hipnotismo, ocultismo y telepatismo, que tan magistralmente ha elogiado la Prensa, reconociendo sus grandes condiciones de sensibilidad para realizar tan interesantes y demostrativos casos comprobados por cuantos médicos lo desean.
La diversidad de casos y la cómica amenidad que intercala en muchos ejercicios, lo convierten en un espectáculo curioso, entretenido y culto a un tiempo que vera todo Madrid.
 Las nuevas películas «¿Demonios?», la última y maravillosa creación cinematográfica, y «La trata de niños», interesantísima y emocionante cinta de lo mejor que se ha exhibido hasta el día.
 El próximo jueves el profesor Mapelli trabajará por la tarde en sesión especial… 

 fotografía: Dario Republicano



miércoles, 19 de agosto de 2015

Psicoinervación





 La psicoinervación. Terapéutica psíquica, por el Dr. James Mapelli. (Librería «El Ateneo», Buenos Aires.)



 Después de analizar ampliamente las diversas influencias psíquicas sobre la vida vegetativa, estudia el autor los diferentes e intrincados problemas de la conciencia y de la subconciencia exponiendo con mucha claridad la importante fenomenología de las sensaciones estereotipadas en la subconciencia.

 El valor principal de esta obra está en la explicación de los fenómenos autosugestivos y en la técnica aconsejada para poder provocar, en cualquier enfermo, fenómenos positivamente sugestivos, tan indispensables para la medicina moderna.

 El autor nos revela con gran sencillez, el verdadero mecanismo de las sensaciones capaces de provocar trastornos orgánicos y enseña una nueva terapéutica sin misterios, sin ocultismo y al alcance de todo profesional.

 La psicoinervación marca una nueva época en la verdadera terapéutica psíquica, condenando las antiguas prácticas hipnóticas y sugestivas con sus modalidades empíricas.

 Esta doctrina está basada en la aceptación de estímulos psíquicos, que producen inervaciones en todo el organismo humano, estímulos que el autor clasifica en calmantes, excitantes o reflexivos y que se transforman en sugestivos solamente cuando son elegidos con criterio psicológico.

 Ampliamente documentada y de elevado concepto científico, tiene el gran valor de ser escrita en forma didáctica y sencilla, que permite ser leída y estudiada con facilidad.

 Reciba el autor nuestras más sinceras felicitaciones.


 Revista Iberoamericana de Ciencias Médicas, No 2, 1929, p. 50.